Home / Politica / Militar sancionado por oponerse a placa en Durazno asumió mando en el Congo

Militar sancionado por oponerse a placa en Durazno asumió mando en el Congo

El coronel Walter Berges había sido sancionado en 2016 por negarse a colocar placa en recuerdo de joven asesinado.

La placa de la discordia. Fue inaugurada en mayo de 2016 en Durazno con la oposición del hoy jefe del Batallón uruguayo en la República Democrática del Congo.

El 24 de mayo de 2016 la ciudad de Durazno fue escenario de un pequeño incidente que en poco tiempo se convirtió en un tema que involucró a las autoridades nacionales y a toda la política respecto a los derechos humanos diseñada por los gobiernos del Frente Amplio: el jefe de la Brigada de Infantería Nº5 se negó a descubrir una placa en homenaje a Oscar Fernández Mendieta, un joven trabajador rural asesinado en el cuartel de esa ciudad.

A pocos días de cumplirse un año de ese suceso, el protagonista de ese desafío, el coronel Walter Berges, se hizo cargo del mando del Batallón Uruguay IV estacionado en la ciudad de Goma, en la República Democrática del Congo (RDC).

“Son cosas distintas. Aquello fue un momento. Acá tengo que cumplir una misión bajo el mandato de las Naciones Unidas como parte de la política exterior”, dijo Berger a Telemundo al ser preguntado por el incidente de Durazno.

Desde la asunción del primer gobierno del Frente Amplio en 2005 hubo un radical cambio en las políticas sobre derechos humanos, en particular en lo referente a la búsqueda de los desaparecidos. Como parte de esta política se creó el grupo de trabajo junto a la Universidad de la República, la Institución Nacional de Derechos Humanos (Inddhh), entre otros organismos. Se ingresó, además, a los cuarteles donde se encontraron los restos de algunos desaparecidos, como es el caso del maestro Julio Castro.

En ese marco, por impulso del gobierno y diversas organizaciones de derechos humanos, se dispuso la colocación de placas recordatorias en algunos lugares emblemáticos. Tal es el caso de la sede de la Dirección de Inteligencia en la calle Maldonado, verdadera casa de los horrores donde fueron torturados cientos de militantes de la Unión de la Juventud Comunista (UJC), incluso hasta 1983. La placa en recuerdo a Fernández Mendieta en el cuartel del 2º de Caballería en Durazno, forma parte de esa iniciativa.

Berges, entonces comandante de la Brigada de Infantería Nº5 -una de cuyas unidades el Batallón de Infantería Blindada Nº13 comparte el cuartel con el 2º de Caballería- se opuso a la colocación de la placa y así lo hizo saber a sus superiores.

Notificado el Ministerio de Defensa Nacional (MDN), se decidió sancionar al militar con arresto a rigor y el relevo del cargo.

Ahora, casi un año después, Berger vuelve a primer plano, pero esta vez en el Congo, al mando de los efectivos uruguayos que forman parte de la misión de la ONU instalada en ese país africano.

Fernández Mendieta falleció el 24 de mayo de 1973 en el Regimiento de Caballería Blindada N° 2 a consecuencia de las torturas a las que fue sometido tras su detención. Su caso generó cierto escándalo ya que los médicos que realizaron la autopsia que reveló los brutales tormentos fueron detenidos para que no revelaran la información.

Se trataba de un joven peón rural, militante del Partido Comunista Revolucionario (PCR), una organización hasta ese momento legal que no participaba de la lucha armada.

About faurumex_admin

Check Also

Sin dar la cara

  Los integrantes del Observatorio Luz Ibarburu: Pablo Chargoñia, Florencia Retamosa y Raúl Olivera, y …