Home / Uncategorized / Roles, capacidades y otras yerbas.  

Roles, capacidades y otras yerbas.  

 

México, 13 de marzo del 2017.-

Ihara Vorga Leite

Licenciada en Desarrollo, egresada en diciembre del 2016

Estudiante avanzado de la Licenciatura en Sociología – UDELAR

 

Nos encontramos de visita en Ciudad de México,   en casa de nuestros amigos uruguayos, en esta quincena de marzo. Como abuelos y abuelas ¨en ejercicio¨ compartimos las  ocurrencias de nuestra ¨nietada¨, sus picardias, sus progresos, y el asombro por sus preguntas  inquietantes que surgen como  metralletas en más de una oportunidad. Surge naturalmente el comentario ¨es que cuentan con acceso a mucha información que aún no están preparados para procesar¨…

Con naturalidad comienza un intercambio de opiniones, información, datos estadísticos, inquietudes; para arribar  al meollo del asunto: es decir, cómo se origina el bullying, la deserción escolar, la violencia, el inicio sexual prematuro, el embarazo adolescente, los y las ni-ni. Concluimos que los factores de riesgo para todas estas problemáticas se encuentran en la base de nuestra sociedad: la familia.

Por ello  estamos escribiendo estas líneas hoy, intentando provocar el análisis desde distintas miradas, buscando contemplar todas las dimensiones que involucran a  la familia.

La familia HOY, que se encuentra  inserta en un momento social donde suele ubicar las responsabilidades  y posicionar el origen   de innumerables problemáticas como  las señaladas, y otras como el consumo de alcohol y de drogas (más  los accidentes que las acompañan); el incremento de las tasas de suicidio, del que Uruguay ocupa primeros lugares; como decíamos se suelen ubicar el origen, la causa, fuera del ámbito familiar, ya sea  en el Estado, en el sistema educativo, en el desarrollo de la tecnología, en la influencia de los entornos donde se mueven los distintos integrantes que componen el núcleo familiar (especialmente los menores a cargo),  en problemas de la economía que determinan el aumento de la  cantidad de horas de trabajo de los padres y madres, a lo que se suma el hecho de que los abuelos y abuelas muchas veces también trabajan y no pueden apoyar con el cuidado de los menores.

En esta conversación entre abuelos y abuelas, fue inevitable la comparación con nuestra niñez, el sistema de nuestros padres, donde se visualizan hoy a la distancia, una estructura de valores más sólida. Sin entrar en la comodidad de ¨todo tiempo pasado fue mejor¨¨ y dar por sentado que eso paso y ya no vuelve, llegamos a acordar que podemos identificar tres roles desde donde analizar estas problemáticas:

  1. a) El rol de la familia y el manejo del tiempo: Hoy día hay poca disponibilidad de tiempo, es común escuchar que el ¨tiempo pasa más rápido, antes rendía mas¨. En realidad, se percibe y corresponde indagar al respecto de la variedad de distracciones que existen para que los adultos ocupen su tiempo. Entre estos adultos, están los padres y madres que integran las familias uruguayas. Y las mencionamos como ¨distracciones¨ porque hablamos de las distintas formas de acceso a series, películas, programas de t.v. etc.; el celular y por ende las redes sociales cuyo requerimiento de tiempo para estar actualizando las publicaciones, comentarios, fotos, chistes, estar al tanto de en qué ocupan el tiempo otras familias de nuestro entorno, es muy alto.

Este cambio hace que muchos padres y madres tengan hoy como prolongación de su cuerpo el móvil, el celular. Niños y niñas, se están habituando a que sus padres estén permanentemente con el móvil en la mano, requiriendo permanentemente de su atención. Esto incide fuertemente en la dinámica familiar, como otrora la introducción del televisor. Atendiendo el celular muchos padres y madres se pierden gestos, miradas, conversaciones, espacios de intercambio familiar, en fin, la  vida!

Estos cambios tecnológicos tienen un impacto significativo en nuestra sociedad, por ejemplo  en el lenguaje de los niños: se leen menos cuentos pues se entiende que es mejor o más cómodo que vean películas, así el desarrollo del vocabulario se da como en las animaciones de turno y el desarrollo de la imaginación del niño se reduce por el bombardeo de estímulos visuales para los que no está preparado su desarrollo cognitivo. Se canta menos con los niños, pues se entiende que es mejor poner el video de quien sea y que los pequeños y pequeñas con el móvil en la mano bailen como el interprete de turno. Compartir el almuerzo, la cena, en la mesa conversando, es sustituido en muchos casos por la presencia de la TV y absortos en el programa elegido, se conversa menos, se conoce menos lo que  piensan y sienten los pequeños y pequeñas, los pre adolescentes, los adolescentes.  Y qué sucede con el juego? Sentarse a jugar? Cocinar juntos? Son actividades que absorben mucho tiempo, se verán también resentidas?.

Sólo mencionamos éstos como los espacios con que la familia cuenta para insertar contenidos, valores,  límites, amor, risas, espacios lúdicos que se han ido canjeando por espacios ¨sociales¨que en realidad entendemos no lo son, o no son tan trascendentales como el espacio familiar,  y que ocupan tiempos, tiempos muy  valiosos  para la familia,  son espacios de gestión  de las emociones para los padres y madres de una sociedad bombardeada por demanda de tiempos ¨sociales¨. Es allí, en este ámbito donde se escucha habitualmente la frase ¨no  puedo con mi hijo¨ ¨ya no se qué hacer¨.

  1. b) De la mano del punto anterior encontramos el rol del sistema educativo: que recibe a niños y niñas, pre adolescentes y adolescentes, con carencias en la gestión de sus emociones. Es habitual ver que ya se acercan al espacio educativo contando con un móvil, y con acceso a fuentes de información sin control, o en el menor de los casos, su compañero-a, amigo, amiga, lo tiene. Y allí se encuentra con otro adulto que también se enfrenta al problema del manejo del tiempo, de las demandas de las ¨redes sociales¨, con su familia, con su conformidad o no con el sistema, planes, recursos.

Es una problemática sumamente grave las carencias educativas del seno familiar, que traen los educandos al espacio educativo. Podemos mencionar algunos de los resultados que esas carencias producen en un grupo escolar, de la edad que sea: problemas de atención, déficit de aprendizaje, problemas de conducta, bullying, etc, etc.

Que el sistema educativo, amerita una reforma no hay duda, necesita ajustarse y contemplar prácticas más acordes a los tiempos actuales, esto es una realidad insoslayable. Pero si los padres  y madres  NO gestionan los tiempos educativos familiares y  NO siembran valores, y la necesaria gestión emocional en sus hijos e hijas, no hay reforma educativa alguna que solucione los problemas existentes. Los Educadores no pueden construir ni desarrollar el rol educativo en un ámbito colectivo como lo es un salón de clase, si no existen las bases construidas en el seno de la familia. Es de sentido común que las construcciones sin una base sólida terminan destruidas.

El ser humano es una construcción social cuyo punto de partida, la base, es el seno familiar. Son los padres y madres los que sientan las bases de esa construcción,  ya sea una familia mono-parental, o ese rol sea ocupado por un familiar cercano en ausencia de los padres.

  1. c) el rol del Estado uruguayo: Se ha procurado en estos últimos años, desde la llegada de la izquierda, incorporar políticas públicas que buscan preservar la vida, minimizar riesgos y costos, en un gobierno que se caracteriza por tener recursos ajustados. Se destaca el programa anti tabaco; los controles en el uso del alcohol en el tránsito que han marcado una reducción en la tolerancia, la consideración del uso de drogas y la reglamentación de las mismas intentando un control y erradicación del mercado negro, lo que se complementa con el programas de formación en el abordaje multidisciplinario del uso de drogas y alcohol, al que pueden acceder actores involucrados y la sociedad en general; un sistema nacional de salud que instala una herramienta principal que es incorporar controles y medidas de prevención para una vida saludable, legislar sobre la violencia en sus múltiples aspectos.

Estas políticas y reglamentaciones no son sino límites. Límites que intentan ordenar, preservar, y  mantener saludable a la sociedad. Pero en su esencia, son límites que el estado procura establecer debido, entre otras causas a factores de riesgo que existen en el seno familiar: adicciones (alcohol, drogas, uso tecnologías); exceso de confianza; violencia;  alimentación; carencias en el manejo de las emociones.

 

Sería penoso que se interpretara que estos abuelos y abuelas, mate por medio, intentamos satanizar a los padres y madres, a la tecnología y dentro de ella, a los móviles,  como los culpables de todo. No. Lo que intentamos en esa conversa de abuelos, e intento resumir en este artículo, es provocar la discusión sobre la necesidad de desarrollar las capacidades de los padres y madres de nuestra sociedad uruguaya. Como lo plantea Sen (2000) se habiliten a desarrollar capacidades para llevar adelante el rol educativo familiar (necesario y urgente), para que niños  y niñas puedan realizar la vida que deseen realizar cuando sean adultos. Esto determina una necesaria educación para los padres y madres, educación que sin duda debe ser aportada por el estado, que habilite una restructuración del rol familiar y para un futuro contemos con una sociedad emocionalmente madura y responsable.

Y los que ya están hoy en el proceso educativo, transcurriendo con carencias que evitan el desarrollo genuino de sus capacidades? Es necesario  indagar  desde una mirada multidisciplinaria cómo se recupera ese tiempo, cómo se sientan las bases en esos hoy niños y niñas, adolescentes, jóvenes para que logren alcanzar la madurez emocional, el desarrollo de sus capacidades y puedan elegir la vida que quieren vivir.

Es imprescindible considerar una investigación que sustente nuevas Políticas Públicas orientadas a la educación de los padres, a fortalecer su rol. Considerar para ello aspectos económicos, presupuestarios, se precisa personas formadas, programas, que se sustenten adecuadamente en una política orientadora.

Sin duda hay muchos aspectos a contemplar, opiniones a considerar, relevamiento de estudios realizados para considerar, conocimientos  ya creados. Pero sin duda es un buen momento de brindar a la familia posibilidad de posicionarse mejor, de fortalecer su rol en una sociedad que, en forma  proactiva, busca alcanzar desarrollo sustentable.-

About faurumex_admin

Check Also

Constituyente para recuperar oxígeno

Millones de venezolanos eligen representantes políticos y sociales en medio de la crisis El gobierno …