Home / Uncategorized / SIGUEN LOS GOLPES

SIGUEN LOS GOLPES

11 DE SEsalvador_allende_gossensTIEMBRE DE 1973

Salvador Allende: el ilustre chileno derrocado por la dictadura

Para el mundo entero, el 11 de setiembre recuerda la caída de dos edificios en Nueva York. Para América Latina, es el aniversario de la pérdida de uno de los socialistas más importantes que ha tenido la política del continente.

Nacido en Valparaíso, Chile, Allende fue líder del Partido Socialista, del que también fue fundado en 1933. Fue presidente de ese país en 1970 hasta el 11 de setiembre de 1973, cuando el golpe de estado de Augusto Pinochet irrumpió en su mandato democrático.

Allende perteneció a una familia de clase media acomodada. Estudió medicina y, desde su época universitaria, era muy afín a la política.

A lo largo de toda su carrera política, fue diputado, ministro de salud y senador. Fue candidato a la presidencia de la república en cuatro ocasiones, y en la última logró alcanzar el puesto.

Una presidencia con muchos retos

Desde el comienzo mismo de su mandato, Allende se encontró con un país es graves dificultades sociales, fragmentado en muchas corrientes políticas que no lograban un consenso nacional. Desde antes de comenzar su gobierno, se realizaron intentos de evitar que eso sucediera. El más grave de estos terminó con el asesinato del Comandante del Ejército, general René Schneider, por parte de un comando de ultaderecha apoyado por la CIA estadounidense.

A pesar del duro comienzo, Unidad Popular, el conglomerado de partidos de izquierda que llevó a Allende al poder, comenzó a emprender su plan de acción buscando llevar a cabo las políticas socialistas que tenían en mente. Se nacionalizaron importantes empresas que habían sido privatizadas o que nacieron en la figura privada; entre otras medidas semejantes, se hizo estatal la producción de cobre, pero sin pago de indemnizaciones a las transnacionales estadounidenses, lo que enfrentó a Chile y EE.UU. en distintas instancias.

La debacle económica, la divisón social y el golpe

Durante su mandato, Allende luchó por mantener una economía que venía sangrando hacía años como un animal herido. La sociedad se polarizó mucho. La inflación se hizo incontrolable, pues las alzas salariales para contrarrestar el alto costo de vida se financiaron con emisiones de bonos estatales sin respaldo en la producción, la cual se vio disminuida por el bloqueo por parte de EE.UU. tras los conflictos por las expropiaciones impagas. Problemas de distribución de alimentos se vieron presentes cada vez más en todo el país, como consecuencia del bloqueo mismo, pero la gente -y la derecha- se volvió contra Allende.

Hacia 1973, el presidente decidió motivar instancias de diálogo, tras las fuertes protestas, huelgas y marchas que habían por todo el territorio chileno. Negoció con la oposición socialcristiana y aceptó la entrada de militares al gabinete, a la vez que ofreció realizar nuevas elecciones anticipadas, si eso resolvía la crisis.

La derecha y algunos otros sectores del espectro político consideraron que la situación era insostenible, y decidieron, de una forma más o menos abierta, llevar a cabo el golpe de estado militar contra Salvador Allende. En junio del 73 hubo un primer intento, llamado popularmente “el Tancazo”; un regimiento de blindados de la capital se volcó contra el gobierno, pero las fuerzas leales (operadas desde el gabinente) lograron mermar la situación.

Finalmente, el 11 de setiembre de 1973, el general Augusto Pinochet lideró el por fin exitoso golpe militar, durante el cual se bombardeó el Palacio de la Moneda, sede central del gobierno. Allende rechazó las exigencias de Pinochet y su séquito, y murió atrincherado la Moneda.

Durante años ha tenido lugar una polémica sobre la muerte, pues algunos afirman que fue asesinado (la versión más difundida) mientras que otros historiadores, literatos e intelecutales aseguran que se habría suicidado.

En 2011, un estudio presentó al tesis de que Allende habría intentado suicidarse, pero que el primer impacto que se auto infringió no fue certero, por lo que uno de sus escoltas había hecho el segundo disparo, a solicitud del presidente.

El 11 de septiembre de 2012 la Tercera Sala de la Corte de Apelaciones de Santiago determinó el cierre definitivo del caso por la muerte del ex presidente. El fallo está basado en la presunción de que por ser disparos a corta distancia «en medicina legal puede ser atribuible al suicidio»

 

About faurumex_admin

Check Also

Constituyente para recuperar oxígeno

Millones de venezolanos eligen representantes políticos y sociales en medio de la crisis El gobierno …