Home / Cultura / UdelaR recibe $ 52 millones menos que las privadas

UdelaR recibe $ 52 millones menos que las privadas

Las instituciones educativas terciarias públicas de la UdelaR recibieron casi unos $ 52 millones de pesos menos que las cinco universidades privadas, entre 2012 y 2015, por concepto de donaciones. En esos cuatro años, las Universidades privadas recibieron donaciones por $ 141.520.028 mientras que las públicas un total de $ 88.752.078.

Solamente las cinco universidades privadas que están habilitadas en nuestro país, reciben donaciones sustancialmente superiores a las que perciben las 9 facultades públicas en un mismo período.

Las donaciones efectuadas a la Universidad pública siempre han sido menores a las efectuadas a las universidades privadas.

Al cierre de 2015, el Instituto Universitario Claeh, la Universidad Católica, la de la Empresa, la Universidad de Montevideo y la ORT recibieron $44.137.898. De estos montos, las empresas son exoneradas por un 83% en sus obligaciones de IRAE. Ese 83% es el del que se hace cargo el Estado uruguayo.

Hasta el 2012 el monto total recibido era relativamente estable en $20.000.000 por año, pero luego despegó para llegar a ser el doble en el año pasado.

Unos 33.186.813 de pesos es lo que han recibido las 9 facultades públicas más la UdelaR el mismo año. A partir de 2015, las universidades deben presentar proyectos al MEF que serán financiados con donaciones antes del 31 de marzo de cada año, los cuales se deben aprobar. Estos proyectos no son de acceso público por lo que tampoco es posible saber cuál es el destino declarado de las donaciones.

Donaciones y Rendición de Cuentas

La senadora del MPP Lucía Topolansky dijo a LA REPÚBLICA que la bancada de senadores del Frente Amplio, en su conjunto, aún no ha tomado posición con respecto al artículo 185 de la Rendición de Cuentas relativo a la quita de las exoneraciones de los beneficios fiscales a las donaciones que empresas privadas realizan a las universidades privadas.

Esta iniciativa ya fue aprobada en la cámara de Diputados a propuesta del sector IR de la representante frenteamplista Macarena Gelman y generó una cadena de comentarios a favor y en contra de la disposición por parte de los involucrados.

Topolansky confesó que personalmente no tiene una posición asumida sobre la conveniencia o no en cuanto a apoyar la propuesta porque entiende que antes deberá darse una discusión “profunda” a nivel político sobre la educación pública y privada y su rendimiento. “Una vez que sepamos el impacto que esta medida tiene en todos los órdenes, veremos qué posición toma la bancada en su conjunto” dijo.

La legisladora aclaró que para ella, la vigencia o no del beneficio no es algo referido a lo ideológico como apuntaron los que cuestionaron la propuesta. “No es un tema ideológico. La ideología es algo más importante que un subsidio menor”, consideró.

Los senadores del oficialismo buscarán, a partir de hoy cuando el proyecto de Rendición de Cuentas ingrese formalmente a la cámara alta y por la tarde sea derivado a la comisión de Hacienda y Presupuesto, “transparentar todo el mecanismo de subsidios que percibe no solo las universidades privadas sino todo el sistema privado educativo” señaló a este diario.

“LA educación privada en su conjunto es altamente subsidiada porque no paga, entre otras cosas, el aporte patronal que es del orden del 19%; algo que sí lo hace la pública”, sostuvo. Topolansky agregó además que los institutos privados tampoco pagan los impuestos municipales ya que están exonerados “algo que no tienen las instituciones públicas”, detalló.

De 10 alumnos que concurren a estudiar, 8 van a centros públicos y dos a privados, especificó y las instituciones cuentan con un alto subsidio que habría que evaluar en su conveniencia en base a los resultados. “Hay que transparentar los 173 millones de pesos que van para la educación privada y los 53 que se destinan para la pública” subrayó la senadora del MPP que insiste en la necesidad de enfocar el debate sobre la enseñanza no es un subsidio “sino en los resultados que arroja la Educación”. Los programas que incluso se brindan en la formación docente “habría que elevarlos al rango universitario y mejorar los programas que se brindan a los alumnos porque evidentemente quedaron por detrás de las necesidades que ellos tienen”, consideró.

Topolansky agregó además que a su entender las empresas que aportan donaciones a las instituciones privadas “no son mecenas” y que “siempre hay que ponerles un caramelo adelante”. “No deben creer que eso que hacen es por responsabilidad social empresarial”, destacó.

“A la educación pública no se le exonera del IVA”

El presidente Tabaré Vázquez aseguró que en el gobierno “vamos a estudiar esa propuesta, la vamos a estudiar”, dijo en alusión a la quita de los beneficios de los donativos que las empresas realizan a las instituciones educativas privadas.

A nivel de los senadores hay voces diferentes. El nuevoespacista Rafael Michelini aseguró ser proclive a retirar el tema de la Rendición de Cuentas y Ernesto Agazzi del MPP, que es partidario de retirar el beneficio a todas las instituciones privadas.

Este beneficio fiscal fue aprobado en el primer gobierno del presidente Tabaré Vázquez, entre 2005 y 2010.

Las empresas que donan a las instituciones privadas, pueden descontar hasta un 75% de lo que pagan por IRAE y por el Impuesto al Patrimonio. De esta manera aportan en el entorno de US$ 1.600.000 al año. Esta cifra es mayor a la que recibieron las facultades de Ciencias Económicas, Veterinaria, Agronomía, Arquitectura, Ingeniería, Odontología y Química de la Universidad de la República al año.

Ayer, entrevistado por El Espectador, el exconsejero de Secundaria y especialista en Educación Martín Pasturino consideró que “la discusión de fondo no es por una educación de un millón y medio de dólares que representa la deducción de impuestos a los donativos”.

Dijo que hay necesidad de revisar la distribución de los recursos del Estado en la educación. Ejemplificó con que “un liceo de elite como el liceo Francés, cuyo presupuesto es de 5 millones de dólares, con mil alumnos, tiene una exoneración de un millón 250 mil dólares. Esto quiere decir que el subsidio por alumno es de 1.250 dólares, mientras que en un liceo pobre es solo de 250 dólares por alumno”.

Apuntó a que mientras en la Universidad de la República se maneja un presupuesto de 370 millones de dólares, “a la educación pública no se le exonera del IVA, pero además se le carga con aportes patronales”, Con ese dinero, dijo, “se podrían levantar dos edificios como los de Facultad de Ingeniería”.

Comisión

El próximo lunes concurrirá a la Comisión de Hacienda y Presupuesto del Senado el equipo económico de gobierno dando inicio al tratamiento del proyecto de Rendición de Cuentas a nivel de ese órgano de la cámara alta.

 

 

About faurumex_admin